¿Cuál es la humedad ideal en casa? Consejos y recomendaciones

Cuando el nivel de humedad en casa se sale de los parámetros que se consideran saludables, encontraremos algunos signos notables como las paredes manchadas y un olor desagradable en las zonas más oscuras. No obstante, también hay otras señales silenciosas pero igualmente peligrosas que nos dicen que hay demasiada humedad en un espacio.

Te mostraremos cómo identificar que la humedad se ha salido de control y también te daremos algunas soluciones simples para contrarrestarla de manera efectiva en las siguientes líneas.

¿Cuál es el grado de humedad ideal en casa?

Las personas, animales y plantas que habitan una determinada estancia se ven afectadas por el nivel de humedad de la misma. Es por eso que es importante conocer cuál es la humedad ideal en casa.

Según las investigaciones, el nivel de humedad recomendada en casa debe establecerse en una franja comprendida entre el 40 % y el 60% de humedad relativa. Y se conoce como humedad relativa a la relación porcentual entre la relación de vapor de agua que se encuentra en el aire y la que necesitaría contener para que ocurra una saturación a la misma temperatura.

Los expertos señalan que cuando la humedad dentro de casa se halla por debajo de esta franja porcentual, comienzan a aparecer bacterias, virus y otros patógenos que afectan las vías respiratorias. Y por otro lado, cuando la humedad se eleva por encima de este porcentaje, aparecen los hongos, el moho y todo lo que desencadena reacciones alérgicas.

¿Qué es la humedad y su importancia en un ambiente interior?

La humedad, en el contexto de un ambiente interior, es la cantidad de vapor de agua que contiene el aire ambiental. Existen muchos tipos de humedad, pero la humedad específica a la que nos referimos cuando hablamos de espacios interiores es la humedad relativa, explicada recientemente.

La humedad forma parte de la triada que compone las condiciones termohigrométricas: temperatura, humedad y ventilación. Cuando estas condiciones están bien niveladas, se puede gozar de bienestar en el espacio interior. En caso contrario, humanos, plantas, animales e incluso las estructuras, experimentan reacciones adversas.

¿Cómo se puede medir la humedad dentro de casa?

La manera más eficiente de medir la humedad dentro del hogar es utilizando un higrómetro, un aparato que puede ser analógico o digital y calcula la cantidad de vapor de agua en el aire en interiores y exteriores. Si no tienes este aparato, puedes medir la humedad relativa creando un higrómetro casero con una hebra de cabello humano, una flecha de papel, un trozo de cartón, dos chinchetas, una botella de spray y un secador de pelo.

¿Cómo identificar las distintas humedades?

Existen varios tipos de humedades y es importante saber identificarlas para actuar sobre ellas cuando aparezcan los primeros brotes.

Cuando alguno de los siguientes tipos de humedad se sale de control, encontraremos signos notables como vaho en los cristales de espejos y ventanas, moho en las esquinas de las paredes y techos, yesos y pinturas desprendidas en paredes exteriores cubiertas por tierra, etc. En síntesis, la mayor parte de los daños que aparecen con el tiempo en los edificios están relacionados con el agua. Los principales tipos de humedad son:

Humedad por condensación

Es el tipo de humedad producida en las duchas, los baños, las planchas o la cocina. El exceso de vapor de agua que se produce en estos espacios da lugar al fenómeno de la condensación y a la aparición de hongos, sobre todo cuando la ventilación es insuficiente y no hay un buen aislamiento térmico. Como consecuencia, encontraremos moho, vaho en los cristales, malos olores, temperatura fría en las paredes y más dentro de la vivienda.

Humedad por subidas capilares

La humedad por capilaridad a menudo se evidencia en las bases de los muros que están en contacto con el terreno. Se presenta cuando hay una mala impermeabilización en la obra, pues el agua no se puede drenar correctamente en el subsuelo y asciende por los poros de los materiales de la cimentación y del muro.

Humedad por Infiltración lateral en estancias subterráneas

Se produce cuando el agua atraviesa un elemento constructivo por la presencia de fisuras o grietas, que aparecen tras una mala ejecución o por el deterioro de la obra con el paso del tiempo. Este tipo de humedad es más común en bodegas, sótanos, garajes y todo tipo de estructuras que se edifican por debajo del nivel del suelo, donde la impermeabilización del terreno es clave.

Humedad por roturas o fugas

Es un tipo de humedad que ocurre por causas accidentales, cuando se rompe una tubería o un conducto. Las fugas de agua ocurren con el paso del tiempo cuando la tubería o conducto sufren el daño de la oxidación. Y a su vez, el goteo permanente dentro de la estructura causa a los muros y demás elementos constructivos lesiones notables.

¿Cómo reconocer un problema de humedad?

Podemos hablar de un problema de humedad cuando la humedad en casa alcanza el 70 %. En ese punto, comenzaremos a ver signos notables como malos olores y presencia de moho, condensación en el interior de las ventanas, hinchazón y descamación de la pintura, desprendimiento del papel pintado, oxidación en los objetos metálicos, hinchazón en los objetos de madera, aparición de manchas y hongos en los paramentos y más.

Causas de la humedad

Saber qué produce la humedad en la casa nos ayudará a controlarla de manera más exitosa. Así que si te preguntas por qué hay humedad en casa, a continuación te compartimos algunas causas comunes que podrían ser la respuesta.

  1. Condensación: El exceso de condensación en el interior del hogar provoca humedad. En casa realizamos muchas actividades productoras de humedad como la preparación de comidas, la puesta en marcha de electrodomésticos e incluso nuestro propio metabolismo evapora unos 350 ml de agua diarios solo a través de la respiración. Sin la ventilación adecuada, aparece la condensación y con ella la humedad.
  2. Mala fontanería: Una tubería que gotea puede ser la respuesta a por qué surgen estos problemas en casa. La fontanería debe ser hermética para no ocasionar la aparición de problemas de humedad. Con esto en mente, a menudo es importante contratar los servicios de un fontanero para hacer un test de rutina a las tuberías.
  3. Canalones con fugas: Si los canalones no expulsan correctamente el agua hacia el exterior del hogar, sino que salpican agua en las paredes o en los alféizares de las ventanas, no tardará en aparecer la humedad. Sobre todo si se escapa agua del tejado, la misma sigue las vigas durante varios metros extendiendo el problema de humedad por el techo.
  4. Poca calefacción: La calefacción baja puede ahorrarte algunos euros, pero a la larga terminarás pagando el triple por los daños a la estructura. Y es que el aire frío absorbe menos humedad que el aire más caliente, lo que significa que en las casas frías es más común que aparezca el fenómeno de la condensación. Y si haces bruscos cambios de temperatura, el problema puede ser incluso peor.
  5. Mala higiene: El moho prospera rápidamente en las casas sucias y desordenadas. Limpiar escasamente áreas con alto nivel de producción de humedad como la cocina, la habitación o el baño, crea un ambiente con condiciones perfectas para la proliferación del moho y los hongos.

La amenaza de la humedad en casa y sus consecuencias y efectos negativos

Los efectos negativos de las humedades en tu vivienda van desde lo estético hasta lo estructural. Algunos defectos que afean la casa son las manchas, los malos olores, la pintura descamada, los grifos oxidados, los revestimientos caídos, etc. Pero lo que es más crítico, es que una pared con humedad puede perder 50 % de su capacidad de carga, así que representa un peligro y hace la viviendo inhabitable. Esbozadas estas consecuencias estructurales en viviendas y edificios, ampliamos un poco más y te mostramos qué consecuencias trae la humedad en casa.

  1. Pone en riesgo la salud de tu casa: La humedad al principio parece un pequeño inconveniente, pero si no reparamos en ella puede convertirse en un problema más serio. Las manchas negras que aparecen en la base de las paredes producto de la humedad por capilaridad son causantes de una gran cantidad de enfermedades respiratorias y alergias.
  2. Riesgo de accidente o derrumbe: La humedad en la fachada evidencia serios problemas estructurales. La humedad en una pared cerca de una toma de corriente es un riesgo potencial de electrocución, cortocircuitos e incendios. Y finalmente, la humedad extendida puede causar el desprendimiento de balcón o cornisa, o lo que es peor, el hundimiento de la casa.
  3. Problemas de estética y confort: Una casa con humedad no es bonita ni mucho menos confortable. La calidad de vida se reduce en gran medida debido a la proliferación de la humedad hasta que llega el punto en que la vivienda se califica como inhabitable.

9 Consejos para combatir la humedad de tu casa

Si tienes problemas de humedad en casa, no estás solo. Sobre todo algunos territorios del país son más propensos retener la humedad en las estructuras. Es por eso que es importante estar informado y conocer las formas de quitar la humedad en casa. Dicho esto, te compartimos algunas soluciones para problemas con humedades que puedes implementar fácilmente.

  1. Ventilación: Uno de los principales trucos para quitar la humedad en casa se esconde en la ventilación correcta de la casa. Las zonas de mayor producción de humedad, como la cocina o el baño, deben mantener las ventanas de ventilación abiertas, al menos la mayor parte del día. Si estas zonas no pueden recibir ventilación natural, el aire acondicionado puede ser un gran aliado.
  2. Utiliza un deshumidificador: El deshumidificador es un electrodoméstico muy valioso para las épocas frías del año y para las regiones que en general tienen un clima lluvioso y húmedo. En estos climas, no se puede ventilar la casa permanentemente, por lo que si deseas quitar la humedad en la casa, este aparato hace el trabajo de forma automática.
  3. Enciende el extractor al cocinar: Como ya hemos dicho, cocinar es una de las actividades que más producen humedades. Así que otro electrodoméstico importante en el control de la humedad es el extractor de cocina. Cuando enciendes este aparato mientras cocinas, este se encarga de absorber el vapor de agua de los alimentos y así evita que la humedad se distribuya por el resto de la casa. Aunado a esto, te recomendamos que cierres también la puerta de la cocina mientras preparas los alimentos.
  4. Reconoce las fuentes de humedad: Anteriormente te expusimos algunas de las causas de la humedad en casa. Si tienes alguna filtración o problema de impermeabilización en casa, contrata a un profesional experto que puede hacer el trabajo de saneamiento antes de que aparezcan los problemas estructurales y de salud.
  5. Elimina la humedad con sal: Uno de los consejos para olvidarnos de la humedad en casa consiste en coger un recipiente plano y un kilo de sal gruesa. La sal tiene una asombrosa capacidad de absorción, así que solo tienes que colocarla en el recipiente y dejarla cerca del lugar de la humedad. Este truco es especialmente efectivo para el armario y otros rincones oscuros y poco ventilados de la casa.
  6. Distribuye la ubicación de las plantas: Si tienes plantas y vegetación en casa, no las concentres en un solo lugar, pues las plantas desprenden y conservan mucho vaho, un vapor responsable de la retención de humedad en los hogares.
  7. Tiende la ropa en el exterior: Cuando laves la ropa, cuélgala en el exterior. Las estimaciones indican que las prendas húmedas emiten por hora unos 500 mililitros de agua al ambiente. Por tanto, la ropa húmeda en el interior de la casa y de forma recurrente, incrementa los problemas de humedades.
  8. Controla la temperatura de la calefacción: La temperatura de la calefacción también influye en la humedad de la casa. Así que uno de los trucos infalibles para acabar con la humedad en casa en el invierno es colocar la calefacción entre 20 y 21 ºC. Más o menos de eso, aumenta la condensación de la humedad.
  9. Limpia la humedad con vinagre: Finalmente, una de las más prácticas soluciones para las humedades en las paredes, bañeras o rincones de la cocina, consiste en limpiar las superficies con vinagre blanco. Mezcla 125 mililitros de vinagre con 62 mililitros de agua en un pulverizador y rocía la superficie durante una semana. Y ante la presencia de manchas muy resistentes, utiliza vinagre sin diluir.

Otras preguntas

¿Cómo aumentar la humedad en casa?

La forma más fácil de aumentar la humedad en casa es encendiendo un humidificador (logra el efecto contrario a un deshumidificador). Pero también existen varios trucos fáciles para aportar humedad a un espacio interior, como ducharte con la puerta del baño abierta, acumular gran cantidad de plantas y vegetación, utilizar floreros con agua, mantener una toalla mojada o un balde con agua en la habitación, etc.

¿Qué es el porcentaje de humedad o grado de humedad?

El porcentaje de humedad se refiere a la cantidad de vapor de agua presente en la atmósfera. Esta cantidad de vapor se mide o bien a través de la humedad absoluta, o bien a través de la humedad relativa. Precisamente, a la humedad relativa también se le denomina grado de humedad; y como antes definimos, se refiere a la relación porcentual entre la cantidad de vapor de agua real que contiene el aire, y el estándar de lo que debería contener para saturarse a idéntica temperatura.

¿Por qué tengo humedad por condensación en casa si abro las ventanas y ventilo todos los días?

Recordemos que la humedad no solo aparece por condensación. Por tanto, si tienes el hábito correcto de abrir las ventanas casi permanentemente, entonces debes buscar alguna de las otras causas de humedad. Repasando, puede haber un problema de fontanería, canalones con fugas, una calefacción mal controlada, mala higiene del hogar, alféizares y puertas defectuosas, la desventaja de tener una chimenea, inundaciones, etc.

Conclusiones

Mantener la humedad ideal en casa (entre el 40 % y el 60% de humedad relativa) te ayudará a tener una mejor calidad de vida, así como a cuidar tus objetos y la infraestructura de la casa. Para esto, la ventilación de los espacios es clave, debes permitir que circule el aire con regularidad. Pero incluso los edificios y casas mejor pensadas, tienen problemas de ventilación en algunas zonas específicas, por lo que es importante contar con un deshumidificador y/o tener en cuenta algunos de los trucos que te compartimos en este post.

Referencias

  1. Calor y Frío, Tipos de humedades en edificios y cómo afectan a los edificios: https://www.caloryfrio.com/construccion-sostenible/aislamiento-y-humedad/diferentes-tipos-humedades-como-afectan-edificios.html
  2. Murprotec, La amenaza de la humedad en casa: https://www.murprotec.es/consecuencias-humedades/casa/
  3. MejorconSalud, 5 formas de quitar la humedad en casa: https://mejorconsalud.as.com/5-formas-quitar-la-humedad-en-casa/

Artículos que te pueden interesar

¡Haz clic para puntuar esta entrada!
(Votos: 1 Promedio: 5)
Hugo Carrasco
Hugo Carrasco
Soy un especialista con 12 años de experiencia en el tratamiento de humedades y calidad de aire de interiores. En esta web intento plasmar mis conocimientos recomendando los mejores productos para disfrutar de un aire puro y saludable.
Contacto - Política de privacidad - Afiliados Amazon - Política de cookies - Aviso legal